Este jueves 8 de Marzo está convocada la huelga general de mujeres. Este acto dará visibilidad a la mitad de la población mundial, relegada a un segundo plano el resto del año. Es una reivindicación necesaria, que nos obliga a hacer un ejercicio de desaprendizaje.

Desaprender, supone replantearnos todo aquello que hemos asumido de manera natural y que merece ser cuestionado, aunque nos obligue a tener comportamientos y actitudes en las que no queremos reconocernos. Demanda un esfuerzo que, muchas veces, acaba en la negación de ciertas realidades o en la autojustificación de ciertas actitudes. Pero esto también tiene un porqué.

Nacemos y crecemos en una sociedad patriarcal, con un sistema de valores que discrimina a la mujer. Y que, a consecuencia de ello, facilita la adquisición de comportamientos machistas en mayor o menor grado.

Este desaprendizaje, es un proceso de deconstrucción por el que debemos pasar para empezar a escuchar lo que las mujeres tenemos que decir, haciendo visible también nuestra experiencia en esta sociedad. Esa es la base de este proceso, que trata de evitar la reproducción de desigualdades.

La huelga es parte del ejercicio de desaprendizaje. Trata de hacer palpable la situación de invisibilización y discriminación que sufre la mujer desde diferentes ámbitos:

El laboral, denunciando la brecha salarial que afecta a mujeres con salarios inferiores a los de los hombres por un mismo puesto de trabajo, los techos de cristal que evidencian la falta de representación de las mujeres en puestos directivos, la dificultad para conciliar la vida laboral con la personal y las situaciones sistemáticas de acoso sexual en el trabajo.

El estudiantil, promoviendo que el sistema educativo promueva una enseñanza en la igualdad y no se reproduzcan estereotipos de género.

El de consumo, fomentando un consumo responsable que respete los derechos fundamentales de las personas.

El de cuidados, reivindicando corresponsabilidad en las tareas domésticas, que suponga además una mejora en las condiciones de las trabajadoras domésticas.

En Zapiens apoyamos y respaldamos esta huelga de mujeres, porque todas estas reivindicaciones merecen ser objeto de reflexión y de actuación. Nuestro compromiso como empresa, es ayudar a gestionar el conocimiento de otras empresas, cuestionando aquello que se da por sentado.

Por ello, ofrecemos un entrenamiento especial en materia de igualdad, para difundir conceptos que contribuyan a establecer relaciones más justas.

Del mismo modo que esta huelga, a través de sus reivindicaciones, reclama el reconocimiento de la mujer especialmente en el mundo laboral. Pero también en el imaginario social, eliminando los discursos tradicionales que perpetúan la idea de la subordinación de la mujer.

Es una llamada de atención para repensar el papel de la mujer y construir una sociedad más igualitaria, en la que las mujeres tenemos mucho que decir.

¿Necesitas más info? Te dejamos unos enlaces.

Datos estadísticos: http://www.ine.es/prodyser/myhue17/index.html?lang=es

Comisión de contenidos y argumentarios desde la plataforma convocante: http://hacialahuelgafeminista.org/wp-content/uploads/2018/02/argumentario_8M.pdf

 

Patricia Sánchez

Responsable de Género de Zapiens

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *